Grupo Álmico

Al comienzo, cuando el alma está en la Fuente, dentro de la formación Divina, forma parte del “océano de la Vida” que es la unidad de todo -la fuerza de Dios. Dentro de ese océano de vida, un proceso continuo está ocurriendo, en donde la vibración envía una pequeña onda en una dirección, la realidad pasa por un cambio sutil y se separa en diferentes gotas de Divinidad. Cuando eso sucede, un alma dentro de una de esas “gotitas” se despierta. Toma conciencia de sí misma como una entidad separada, aunque sigue siendo parte del paquete total que es la Fuente. El Alma se aleja cada vez más y más de sí misma, o sea de la Fuente. A medida que el alma comienza su viaje descendente en espiral por diferentes realidades, se da cuenta de la capacidad de estar en más de un lugar al mismo tiempo. Entonces, empieza a dividirse creando diferentes aspectos de ella misma que comienzan su propio viaje desarrollando a su vez una personalidad única. (“Manual para los trabajadores de luz” de David Cousins).

 

Básicamente, hay una parte de la Fuente, una chispa divina, que se separa y toma conciencia de sí misma, lo que se conoce como mónada o Presencia Yo Soy. A partir de ahí, decide dividirse en diferentes entidades o Almas para poder experimentar distintas realidades al mismo tiempo. Este grupo de almas que provienen de la misma mónada es lo que se conoce como Grupo Álmico y comparten la misma vibración, tienen un objetivo común y con una gran afinidad entre ellas y tanto sus experiencias como su conciencia y sabiduría se combinan para que todas las extensiones álmicas recurran a ellas. Normalmente las extensiones álmicas del mismo grupo no encarnan juntas, pero se pueden conectar por corto espacio de tiempo para ofrecer inspiración.

 

Debido a los grandes cambios que se están produciendo en la Tierra en estos momentos, el Alma está pasando por un proceso de liberación y de limpieza de todas las energías que ya no son necesarias. El Grupo Álmico de cada persona está invitando al Alma individual a purificar sus energías y a completar ciclos kármicos para poder acelerar el proceso de Ascensión.  

En las Lecturas del Grupo Álmico, mediante una meditación, nos conectamos con el grupo de almas al que pertenecemos para que nos inspiren y nos den la información y guía que necesitamos recibir en este preciso momento. El Grupo Álmico se trata de una meditación grupal donde todos participan. La persona que recibe los mensajes permanece en silencio mientras los demás conectan con su Grupo Álmico y le transmiten la información. De esta forma, al ser tus compañeros los que hacen la lectura, nos aseguramos de que tu ego no interfiera en los mensajes recibidos. Iremos tomando turnos, de tal forma que todos recibiremos mensajes de nuestro Grupo Álmico. Por otra parte, durante las Lecturas del Grupo Álmico, además de bajar información, también baja energía desde las dimensiones superiores con lo que también recibiremos sanación durante todo el proceso.

 

Es importante tener en cuenta que no hace falta tener experiencia previa en este tipo de meditaciones o ser lector de registros akáshicos, etc.., el único requisito es estar abierto a recibir la información que necesitas y tener ganas de pasar un buen rato entre amigos y compañeros. Normalmente la gente que obtiene mejores resultados son los que vienen sin expectativas.